Archivo de la categoría: REFLEXIONES SOBRE EDUCACIÓN

Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber

Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber

Por: Ana Pantaleoni

“Antes de nacer estamos en el cielo. Entonces nacemos. Y cuando morimos… pero eso no lo quiero, me da miedo porque no quiero quedarme para siempre allí”. Sentada en la silla detrás de la bicicleta, una niña de cuatro años habla de repente de la muerte. Tan de repente que su madre difícilmente sabe que contestar. Bastante tiene con aguantar en la bici. Es curioso la naturalidad con la que tratan los niños la muerte.

La niña de la bici estudió con tres años quién era Joan Miró. Y entonces descubrió que el pintor catalán estaba muerto. Así se acostumbró a hablar con él gritando al cielo el nombre de Miró. También ha descubierto rápidamente cómo nos acercamos a la muerte. “Son esas abuelitas”, dice, “que cada vez se hacen más mayores, su pelo se vuelve blanco y ellas se van haciendo más pequeñitas”.

¿Cómo abordar la muerte?

Desaconsejo tratar la muerte tipo: “ven, vamos a sentarnos a hablar” como si fuera un tema especial, sino más bien de forma cotidiana cuando se vaya terciando. La muerte debería tratarse como lo que es: algo natural. Y no apartar a los niños del abuelito enfermo, de los hospitales, de los funerales. Es muy adecuado utilizar las oportunidades que la vida brinda. Por ejemplo, la muerte de una mascota”. Así lo explica Begoña Elizalde, psicóloga especialista en duelo y pérdidas. Elizalde aboga por la sinceridad. Y se muestra rotunda: “Un niño nunca pregunta lo que no quiere saber”.

La psicóloga responde a la pregunta: “Dependiendo de su edad y su madurez, lo importante es transmitir con palabras que el niño entienda la idea de que la muerte es permanente e irreversible y que nunca más en la vida verá a esa persona. Por eso, hay que evitar eufemismos tipo “se ha ido” (porque entonces puede volver) o “está en el cielo, en una nube” (porque también puede volver perdiendo la idea de irreversibilidad). Si se contestan sus preguntas con sinceridad difícilmente se obsesionará con su muerte ni con la muerte en general. La integrará en su vida y la vivirá de forma natural”.

Si quieres saber más, pincha sobre el texto

Carta de un hijo a su padre

Aunque no estemos de acuerdo con alguna cosa, merece la pena dedicar unos minutos a este vídeo

Sobre las actividades extraescolares

Reflexiones para padres

Relato del fracaso educativo español